La disputa es por Manzanillo, uno de los tres puertos más importantes del país. La cocaína que viene de Perú y Colombia o los precursores químicos de origen asiático que sirven para producir anfetaminas alcanzan en esa coordenada el Pacífico un valor anual de varios miles de millones de dólares.

Colima sería un estado pacífico si no fuera porque dentro de su territorio se localiza una de las fronteras más importantes del país. Las organizaciones criminales vienen peleando por ella desde hace ya más de quince años.

Para leer columna completa: clic aquí

 

Previous post México, vamos mal
Next post Narrativas de la migración