El lunes 6 de abril de 2015 publiqué en estas mismas páginas una columna titulada “Medina no suelta la embajada.” En ella argumenté contra el puesto que la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) había entregado a Laura Guadalupe Pérez Vázquez, en la embajada de Estados Unidos, prácticamente al mismo tiempo en que su marido recibió el voto aprobatorio del Senado para ungirlo como ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Para leer columna completa: Click aquí 

Previous post Historias propias
Next post ACUERDO ENTRE MÉXICO – EUA FIN DE LA CRISIS ARANCELARIA