La tragedia desatendida del desempleo

El desempleo toca a la puerta de una de cada cuatro personas trabajadoras en nuestro país. El grueso no pertenece a la economía informal. Se trata de trabajadores por cuenta propia, desamparados de la seguridad social o empleados con puestos de trabajo precarios porque laboraban para unidades productivas que operan irregularmente.

Las políticas del gobierno federal para atender la crisis del desempleo, provocada por el coronavirus, no contemplan a la inmensa mayoría de esas personas. Se diseñaron antes de la pandemia y por tanto sus beneficiarios no son las mismas víctimas.

De acuerdo con los últimos datos de la Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE), la epidemia sanitaria arrojó al desempleo a más de 12 millones 500 mil personas.

TU OPINIÓN ES IMPORTANTE

TU OPINIÓN ES IMPORTANTE

Scroll to Top