¿Qué es verde por fuera y rojo por dentro? Va una pista: un partido político dentro de otro partido político.

Si México tuviera un sistema parlamentario, Enrique Peña Nieto dejaría de ser jefe de gobierno en sólo tres meses. Seis de cada 10 electores no quieren que el PRI tenga mayoría en la Cámara de Diputados y sólo tres de cada 10 están dispuestos a votar a favor del partido del Presidente.

Pero este país cuenta con un sistema presidencial y su mandato no concluirá hasta el 1 de diciembre de 2018.

Sin embargo, de confirmarse en las urnas lo que hoy advierte la mayoría de las encuestas, Peña Nieto podría ser, durante la segunda parte de su mandato, el presidente mexicano más débil desde que Lázaro Cárdenas subió al poder.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post Mirreynato, la otra desigualdad
Next post “Mirreynato, la otra desigualdad” por Ricardo Raphael (autor) y Raymundo Campos