Deberían abrir una oficina dedicada a los deslindes. Cada año tienen que desmarcarse de los desmanes que hacen sus alumnos. Dicen los Legionarios de Cristo que su orden no tienen nada que ver con los videos discriminatorios que cada año escandalizan en México.

Esta vez también enviaron una carta a los medios de comunicación para tomar distancia con respecto al pleito en la graduación de sus preparatorias del Instituto Cumbres. Y sin embargo son responsables porque esa orden religiosa ha sido activa promotora de la cultura del Mirreynato.

Para leer columna completa: Clic aquí 

Previous post Familias y diversidad
Next post Mirreyes arreglados