La liturgia del despistado

¿Meade o no Meade? Esta pareciera ser ahora la confusión. Por primera vez en su larga relación política, Luis Videgaray y Enrique Peña Nieto exhibieron un desencuentro.

Al presidente no le cayó bien que su secretario de Relaciones Exteriores elogiara con exceso de adjetivos a José Antonio Meade. ¿Dónde se equivocó Videgaray? ¿En el nombre, en los atributos, en la forma, en el método?

Para leer columna completa: Clic aquí