La (in)congruencia de Peña Nieto

En el ritual de ayer hubo dos abrazos largos que resultaron anticlimáticos. El Presidente fue efusivo  la hora de saludar al gobernador de Chihuahua, César Duarte, y lo mismo con Carlos Romero Deschamps, líder de los petroleros.

Lo cortés no quita lo valiente, dice el refrán, y sin embargo estos dos personajes, cuya corrupción ha sido ostentosa, habrían merecido al menos la misma sequedad que el jefe del Ejecutivo entregó, por ejemplo, a Manuel Velasco, gobernador chiapaneco.

Para leer columna completa: Clic aquí