La imparcialidad que AMLO nos negó

Insiste Andrés Manuel López Obrador con que la honestidad es su principal escudo protector; sin embargo, porque todavía es humano, no está protegido frente la posibilidad de equivocarse.

El 28 de octubre dijo: “Para no interferir durante la consulta (sobre el aeropuerto), porque hicimos el compromiso de actuar de manera imparcial, me reservé una información que llegó unos días antes del inicio de la consulta. Era necesario saber si se podían operar los dos aeropuertos (Texcoco y Santa Lucía), y le pedimos al gobierno francés que nos ayudara para que una empresa de prestigio nos presentara un dictamen sobre el asunto. El sábado (27 de octubre) me visitó el canciller del gobierno francés y me entregó una carta del presidente Macron… (donde) dice (que) ‘la rapidez con que hemos atendido a sus solicitudes… en el ámbito aéreo demuestra a qué punto queremos… la intensificación de la relación franco-mexicana’”.

Pasados los días sabemos que el gobierno de transición sí interfirió en la consulta y no se reservó la información; también que el canciller del gobierno francés no le entregó ningún dictamen a López Obrador y que la contribución del presidente Macron fue política y no técnica. 

Para leer columna completa clic: aquí