Peor que el aumento en el precio de la gasolina es el robo de gasolina. Los litros hurtados a Pemex desde el 2009 a la fecha alcanzarían para que cada automóvil registrado en el país contara este año con nueve tanques de combustible gratis.

En los últimos ocho años el volumen de gasolina extraído ilegalmente suma alrededor de 160 mil millones de pesos. Una cantidad equivalente al doble de la inversión anual en el programa Prospera (antes Oportunidades).

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post El Canada de Trudeau frente a Donald Trump
Next post ¿José Narro para presidente?