La fotografía de Wuhan

La imagen volvió a colocar a la ciudad de Wuhan en la portada de los diarios de todo el mundo. Miles de personas reunidas para celebrar la entrada de 2021 frente al edificio de la aduana vieja. 

Globos de todos colores fueron parte de una escenografía montada por las autoridades locales. Los principales edificios anochecieron iluminados de color morado que en China se usa para celebrar la fortuna. 

La misma imagen es capaz de detonar dos emociones discordantes dentro del cerebro: esperanza y rabia. 

Los pies de foto de esas imágenes, publicados en la mayoría de los portales, transmiten un mensaje contradictorio. De un lado el fin esperanzador de la pandemia y del otro el señalamiento culpabilizante por la peor crisis sanitaria de los tiempos contemporáneos.

 A un año de que el SARS-CoV 2 haya hecho erupción, flotan todavía con densidad reclamos en contra de esa población china. La ignorancia científica sobre el origen del virus permite acusar a los visitantes del Mercado Mojado de Wuhan por haber propiciado que el bicho saltara del pangolín a los seres humanos. 

Una variación de esta leyenda dice que debemos la enfermedad al gusto de algunos por la carne de murciélago.