Más y no menos es lo que requiere la población más vulnerable del país. Más y no menos transferencias, más solidaridad, más apoyo, más gobierno, más izquierda.

El presidente Andrés Manuel López Obrador tiene razón cuando centra la acción de su gobierno en proteger a las familias que padecen mayor precariedad, el problema es que las medidas anunciadas hasta el día de ayer atienden a un número insuficiente de hogares, cuando se compara con la cifra real de familias que sufrirán afectaciones dramáticas, debido a las consecuencias de la pandemia.

El decreto del 21 de abril anunciado por el presidente se compromete a sostener los mismos programas sociales anunciados por él desde su toma de posesión. Pase lo que pase se mantendrán los programas de pensión para adultos mayores, los apoyos a hijas e hijos de madres solteras, las becas Benito Juárez, el programa de jóvenes construyendo futuro, los recursos para las personas con discapacidad, Sembrando Vida, las tandas para el bienestar, etcétera.

Para leer columna completa click: aquí