“No va a robar”. “No tiene compromisos”. Es antídoto contra Trump”. “Es líder mundial”. “No puede ser comprado”. “Nadie tiene poder sobre él”. “Sabe cómo generar desarrollo”.

A principios de enero, mientras el enojo por el gasolinazo crecía entre los mexicanos, con estos argumento circularon a través de las redes sociales varios videos promoviendo la candidatura presidencial de Carlos Slim Helú.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post ¿Negociar con Trump?
Next post Frutilupis en vez de medicina contra el cáncer