La bala de Palmarito Tochapan

La imagen deja sin aliento: el tiro de un militar contra la cabeza de un civil arrodillado. Supuesto huachicolero abatido sin razón ni ley.

Imposible quitarse la escena una vez que ha sido vista. Se queda en la retina. Pero aún no es posible todavía verificar la autenticidad del material. Todavía hace falta una investigación rigurosa que despeje lo falso de lo verdadero en esa representación del terror.

Para leer columna completa: Clic aquí