Hace noventa años un movimiento numeroso de estudiantes enfrentó al gobierno del presidente Emilio Portes Gil para exigir la autonomía de la Universidad Nacional

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post Monreal al rescate de Matamoros
Next post ¿Y después de Tlahuelilpan…?