#ITAMDateCuenta

Encontré a varias de mis alumnas con el rostro pálido, en el umbral de la dirección del CIDE. Necesitaban urgente hablar con sus mayores, compartir la angustia honda que venía de propinarles la muerte de su compañero Wilbert Jiménez Castro.

Para ellas no cabía duda: entre las razones de la tragedia estaba la presión académica que sus profesores de la Maestría en Políticas Públicas habíamos impuesto sobre nuestros estudiantes.

Todavía recuerdo a Wilbert y me pregunto porqué aquel verano de 2017 sus tutores no supimos percibir a tiempo el abismo que se abría bajo sus pies.

Para leer columna completa: Click aquí