“Es irritante la manera como las autoridades han gestionado el caso (de los desaparecidos de Ayotzinapa). Enoja la forma como han presionado y convocado situaciones imposibles para que la investigación no prospere”.

Con esta enfática protesta recibió en Washington James Cavallaro, presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a los representantes del gobierno mexicano.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post Mesa de Reflexión ‘Juana Inés’
Next post Hoy no circula