¡Ingenuos o cómplices, que se vayan!

Un testigo acudió a desmentir la versión oficial. No fue fuego cruzado entre grupos de civiles, la Policía Federal disparó contra la población el martes 6 de enero porque recibió la instrucción de eliminar a las personas que habían tomado la Presidencia Municipal de Apatzingán.

El periódico “Reforma” publicó ese testimonio el domingo siguiente y fue entonces cuando el ex comisionado federal de la Seguridad en Michoacán, Alfredo Castillo Cervantes, decidió visitar los medios para propagar una fabricación infame.

Este hombre de confianza del presidente Enrique Peña Nieto se hizo acompañar por un fiscal que lo auxilió a la hora de presentar con gráficos y fotografías su mentirosa versión de los hechos.

Para leer columna completa: Clic aquí