Mientras Brasil atraviesa su peor crisis económica en cien años, México, aunque pálidamente, continúa expandiendo su producción económica. Uno de los principales motores que empuja a la economía nacional está representado por el Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación, INDEX. Con el precio del petróleo a la baja, las exportaciones no petroleras representan 27% del PIB, generando empleo e incrementando la productividad nacional. Buena parte del progreso que observamos en Nuevo León, Querétaro o Guanajuato se explica por el éxito de las exportaciones de estas industrias. Se trata de un modelo tan llamativo que el gobierno federal busca ampliarlo al sur del país bajo las Zonas Económicas Especiales. ¿Podría hacer más la industria manufacturera en cuanto a salarios y protección laboral para sus empleados? ¿Puede replicarse el modelo al resto del país? ¿Qué pasará con las exportaciones mexicanas una vez que entre en vigor el Tratado Trans-Pacífico de libre comercio (TPP)? Emilio Cadena terminó recientemente su mandato al frente de INDEX y discute con Ricardo Raphael las claves y los retos de una industria imprescindible para el futuro del país.

Previous post “Orfandad” privada … y pública
Next post Fascinación por “El Chapo”