En la gasolinera de Colorines, municipio de Valle de Bravo, en el Estado de México, un fulano adquirió 50 mil pesos en gasolina para revenderla en Michoacán, con un sobre precio del treinta por ciento.

Para leer columna completa: Clic aquí 

Previous post Zaldívar y las dos justicias
Next post La Parca y la tragedia de Tlahuelilpan