¿Por qué alarma tanto que la PGR haya corrido al visitador Cesar Chávez Flores después de que entregó su informe sobre el caso Ayotzinapa?

Porque cabe leer su salida como un episodio añadido para obstruir la justicia o, peor aún, porque podría implicar complicidad de las autoridades federales en el caso penal más relevante y emblemático de nuestros días.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post Se cumplen dos años de mentiras
Next post Primer debate Hillary vs Trump