Vale la pena centrar la mirada en el gasto público y así podremos saber qué clase de gobierno tenemos.

Previous post El PRD bien vale una misa
Next post (¿París?) bien vale una (¿misa?)