Caster Semenya es una corredora sudafricana que ganó la medalla de oro en Río de Janeiro, en la prueba de los 800 metros planos. Desde hace años, sin embargo, se le acusa de no ser mujer y por lo tanto de hace trampa en esta prueba de atletismo.

Resulta, que Semenya es una mujer cuyo cuerpo genera altos indicadores de testosterona. La acusan entonces de ser un hombre o, en todo caso, una persona intersexual.

Para participara en las últimas competencias olímpicas ella tuvo que someterse a una serie de pruebas físicas y de laboratorio. Al final obtuvo permiso y la semana pasada ratificó que es la mujer más rápida del planeta sobre la pista de tartán.

Para leer columna completa: Clic aquí

 

Previous post Petróleo. La recuperación
Next post La gastronomía mexicana en el extranjero