El escritor mexicano Ricardo Raphael, autor del libro “Mirreynato, la otra desigualdad”, lamentó hoy que gran parte de la sociedad de su país desprecie la cultura del esfuerzo, lo cual provoca una gran crisis de valores.

“En México hay un desprecio por la cultura del esfuerzo” dijo Raphael, académico, escritor, periodista y sobrino del expresidente mexicano Miguel de la Madrid, en una entrevista con Efe.

El libro, que esta semana se colocó en los primeros lugares de venta de iTunes, es una investigación acerca de los hijos de los poderosos mexicanos que viajan en aviones con sus perros, celebran con exceso, ordenan cerrar un negocio porque no los atienden como creen merecer y necesitan ostentar para sentirse superiores.

“Hace menos de un año publiqué un artículo en el que analizaba la desigualdad desde arriba (desde el ángulo de los ricos), se llamaba ‘La dictadura de los Mirreyes’ y tuvo un éxito tremendo; mi hermano Pablo (escritor de ficción) me sugirió escribir un libro y así nació la idea”, cuenta.

El volumen de 247 páginas retrata el mundillo de los ‘junior’ y destapa casos como el de los descendientes del líder de los trabajadores de Pemex, Carlos Romero Deschamps, cuya hija Paulina ostenta lujos y joyas en redes sociales, mientras su hermano padece una adicción por los automóviles Ferrari.

La obra recuerda el caso de Jorge López, hijo del procurador de justicia de Chiapas, quien murió al lanzarse al mar desde el crucero MSC Divina que sirvió de Hotel durante el Mundial de fútbol de Brasil 2014; y el de Miguel Lozano, quien cayó desde un sexto piso mientras tenía relaciones sexuales en Londres con una rusa y era hijo del antiguo presidente municipal de Pesquería, en Nuevo León.

Con un lenguaje ameno y sin ensañarse con los ‘mirreyes’, el escritor hace análisis profundos, algunos de los cuales dejan entrever que si el ‘Mirreynato’ existe es porque todos en nuestro nivel tenemos actitudes similares y nos identificamos con ese fenómeno.

“Todos tenemos nuestro pequeño mirreynato; somos parte de la generación ‘yo’; buscamos ostentar porque eso nos permite marcar diferencia a nuestro nivel. El campesino pobre celebra la fiesta de 15 (años) de su hija porque eso le da reputación en el pueblo y el narcotraficante muestra los billetes o la pistola dorada”, dice.

La investigación de Raphael ha tenido una gran reacción en todos los estratos sociales, algunos hijos de ricos lo ofenden en las redes sociales y otros le cuentan su experiencia, como sucedió con una maestra en el estado de Veracruz.

“La maestra Anel da clases en sexto de primaria, hizo una encuesta a los alumnos sobre qué querían ser de mayores. Unos sueñan con una camioneta como la del presidente municipal, otros con tener guaruras (guardaespaldas) y una niña con tener el cuerpo de la actriz Anahí. No piensan en sacar buenas calificaciones, en ser genios de la tecnología o cirujanos porque ser implica más esfuerzo que tener”.

Raphael creció en la clase media mexicana hasta los 13 años; en 1982 su tío Miguel de la Madrid fue elegido presidente de México y su vida cambió; de ir a la escuela en transporte público, se vio en lujosos autos con guardaespaldas.

“En esos tiempos me entró una etapa religiosa y visité zonas marginadas de Chiapas, Jalisco y Durango y comprobé el contraste. Me he paseado por la dos habitaciones (la pobreza y la riqueza) y eso me ayudó para escribir”, señala.

Una de las anécdotas más impactantes del libro fue la referente a la graduación de preparatoria de Paulina Peña, la hija del presidente Enrique Peña Nieto. Raphael cuenta detalles de cómo algunos de sus compañeros hicieron una larga fila la noche antes para asegurar un lugar cerca de la mesa de la chica.

En México, las 3.000 familias más ricas ganan 84.000 pesos diarios (unos 5.600 dólares), mientras las tres millones de familias más pobres reciben 100 pesos diarios, unos 7 dólares, apunta.

Abrazar la mesa de la hija del presidente les hacía suponer que nunca caerán, indica el autor, quien alerta sobre el drama de vivir en una sociedad en la que haya que conjurar la caída de esa manera.

Previous post El mirrey que todos llevamos dentro, por @warkentin
Next post Libro del mes: Ricardo Raphael, “Mirreynato”