En defensa de la imprudencia

“A mí me da mucho gusto la forma como preguntas, porque estás muy informado y además coincido.” Así elogió Andrés Manuel López Obrador a Marco Antonio Olvera el pasado 28 de febrero, durante la conferencia mañanera.

Pocos son los periodistas que han merecido, de manera personal, la distinción del presidente. Por esto no pasó inadvertido el espaldarazo. 

Es larga la tradición del gobernante que, con sus palabras, unge a sus interlocutores, o bien, hunde a quienes no desea que lo sean. 

Donald Trump inauguró su presidencia con una descalificación que continúa describiéndose como uno de los grandes descalabros experimentados por la libertad de prensa. 

Para leer columna completa clic: aquí