Que no nos sorprenda ahora ver una fuerte crítica a la Procuraduría General de la República por la manera como integró la averiguación previa para meter a Elba Esther Gordillo a la cárcel, cuando todos sabemos, sin ánimo de duda o sospecha, que Elba Esther Gordillo fue detenida aquel día en Toluca por razones eminentemente políticas.

Previous post Sí al referéndum energético
Next post Reforma fiscal y gasto público