El partido del crimen organizado también vota

La vida de los candidatos está en riesgo porque en esta elección la violencia juega un papel protagónico.

El mapa nacional se está poblando de banderas con el signo del peligro y no hay partido, municipio o cargo de elección que esté a salvo.

El viernes de la semana pasada, durante la celebración de un acto público de campaña, irrumpió un comando armado en el municipio de Yurécuaro para asesinar al candidato a presidente municipal de Morena, Enrique Hernández Saucedo.

Durante esa misma jornada, en Huimanguillo, Tabasco, fue ejecutado el candidato priísta a regidor, Héctor López Cruz. Diez días antes, de manera parecida perdió la vida Ulises Fabián Quiroz, candidato a alcalde del PRI para el municipio de Chilapa, en Guerrero.

Para leer columna completa: Clic aquí