El incivilizado choque de civilizaciones

Las fronteras del mundo árabe son artificiales. Las trazaron desde Occidente después del desfondamiento del Imperio Otomano. Francia e Inglaterra, principalmente, definieron naciones donde antes no las había.

El autonombrado califa sirio Abu Bakr al-Baghdadi quiere regresar a una época donde el Islam era el único vínculo relevante dentro del mundo árabe. Se trata de un sujeto que heredó la rabia y el financiamiento de Al Qaeda y al mismo tiempo el muy antiguo interés político para refundar un gran Estado alrededor de una misma religión.

Para leer columna completa: Clic aquí