Lo que está en juego es el futuro de las energías renovables en México. El gobierno federal decidió sacar del mercado a las industrias de generación eólica y solar mientas dura la contingencia.

Esta es la razón por la que están muy nerviosas las empresas, extranjeras y mexicanas, que desde 2015 confiaron, licitaron y obtuvieron contratos para generar energía eléctrica renovable en nuestro país.

El valor aproximado de las inversiones relacionadas con este sector ronda los 30 mil millones de dólares.

Sin embargo, con este anuncio de la Secretaría de Energía (Sener) y el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), el precio de sus acciones y de sus activos corre el riesgo de caer a plomo cuando decidió sacarlas del juego.

Para leer columna completa click: aquí