En una cosa tiene absoluta razón el presidente Andrés Manuel López Obrador: en sus pretensiones su mandato ha sido radical.

Dos años hace que ganó el poder y desde entonces la política mexicana dio un vuelco de proporciones muy grandes.

Prácticamente no hay ámbito de la vida pública nacional que haya permanecido intocado.

La relación entre el Estado y la sociedad, la vida empresarial, los sindicatos, la industria energética, la relación con los gobernadores, la política de seguridad, los órganos autónomos, las iglesias, los contrapesos de la oposición, la salud, las transferencias sociales, la fiscalidad, la minería, etcétera.

TU OPINIÓN ES IMPORTANTE

TU OPINIÓN ES IMPORTANTE

Scroll to Top