El sábado pasado 16 mil personas recorrieron la avenida Reforma portando una bandera con los colores del arcoíris. La ciudad de México autorizó para que, en el lugar de la cita, la estatua del Ángel de la Independencia fuese iluminada con los tonos de la diversidad sexual.

La marcha número 37 del Orgullo Lésbico, Gay, Bisexual, Transgénero, Transexual, Travesti e Intersexual LGBTTTI estuvo marcada por el festejo que implicó la resolución de la Suprema Corte estadounidense a favor de los matrimonios homosexuales. Permitió por igual presumir que en México esa decisión sucedió antes.

El lema fue “Nuestra ciudad, orgullosa de sus identidades diversas”. Y es que la ciudad de México es la más tolerante del país, al menos en lo que toca a la identidad sexual.

Aquí se ha logrado mucho en términos de igualdad jurídica.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post Análisis político
Next post ¿Qué va a hacer Peña Nieto con Beltrones?