Quizá sea solo una coincidencia cósmica o podría también implicar una mala broma de la diosa Fortuna, en cualquier caso no pasó desapercibido que el mismo día en que Enrique Peña Nieto aterrizó en Washington D.C. los medios estadounidenses dedicaron sus principales páginas a la sentencia de dos años de prisión que un juez impuso contra el ex gobernador de Virginia por haber aceptado indebidamente regalos, viajes y préstamos a cambio de los favores políticos que entregó a un rico empresario.
Hace no tanto tiempo Robert F. McDonnell tuvo todos los astros de su lado. Hizo una carrera política exitosa como procurador de su estado y también como representante popular. Una vez gobernador de Virginia comenzó a mirársele como un posible candidato presidencial del Partido Republicano para las elecciones del año 2016.
Para leer columna completa: Clic aquí
Previous post La magia del Mirreynato
Next post Mirreynato vs. Emprendocracia