“La gente a la que no le gusta los monopolios es porque no tiene uno. A mí me encantan”. Esta frase se atribuye a Emilio Azcárraga Milmo, quien fuera presidente de Grupo Televisa, la misma empresa que ahora tiembla por el aterrizaje en México de un competidor que podría disputarle el control de los contenidos deportivos por televisión.

Detrás del miedo que algunos andan repartiendo por la fusión de las empresas globales Disney y Fox está la realidad: la amenaza que pesa sobre el monopolio de la transmisión de los eventos deportivos que actualmente existe en México.

Para leer columna completa: Click aquí

Previous post Popularidad presidencial a la alza
Next post La Función Pública