Discusión sobre la reforma en telecomunicaciones

Ricardo Raphael (RR), colaborador: Sigue andando la discusión hoy en Cámara de Diputados sobre la reforma de telecomunicaciones, la discusión es intensa y, bueno, hay motivos para que lo sea.

Yo tengo la impresión, te confieso, que habría que gritar como se gritaban antes en los periódicos: “Paren las rotativas”. ¿Te acuerdas que había una noticia de última hora y entonces se gritaba: “Paren las rotativas”?

Leonardo Curzio (LC), conductor: El libro de Díaz Nosty así se llama, pero por razones muy diferentes.

RR: Por otras razones. Yo creo que tendrían qué gritar: “Paren el proceso legislativo”.

Hay un par de temas que se quedaron fuera y que se están mostrando esenciales. Tengo que decir con insistencia, con énfasis, que uno de los descuidos que se ha tenido en esta discusión es asumir que la reforma en telecomunicaciones es meramente una reforma económica, una reforma que tiene que ver con la competencia y, por otro lado, con la concentración, con los monopolios.

Pero no podemos olvidar que el tema de telecomunicaciones es también un tema político, es decir, tiene mucho de reforma política, no sólo de reforma al sector o al mercado de las telecomunicaciones, tan es así que se separó, por un lado, la legislación en materia de competencia y se mandó a la Cofeco como órgano de Estado todo el tema de competencia y luego se creó un órgano distinto para que regulara en telecomunicaciones y observara concretamente, sí, lo que tiene que ver con lo que tiene que ver con el mercado, pero también lo político.

LC: El fin de semana, mi querido Ricardo, me preguntaba la radio francesa cómo se aprobó esto, por qué razón México hizo eso, que la mayor parte de los países no lo han hecho y la verdad es que no tengo una explicación coherente que aportar, además el contexto mexicano, el enorme poder que tienen estos consorcios y la politización que hay en torno a este sector, no hay ninguna razón para que se haya creado esa distinción.

Finalmente, una actividad económica y esta diferencia entre preponderancia y la cuestión monopólica, que lo que hace es confundir aún más a quienes se acercan al tema.

RR: Sí, quizá a los franceses habría que comentarles que en países como el suyo, como en España, lo que tienen es el Consejo del Audiovisual que regula el aspecto político de las telecomunicaciones y del otro lado, en efecto, están las áreas de competencia económica.

Quizá aquí en lugar de Ifetel (sic) debimos haber tenido un Consejo del Audiovisual o de las comunicaciones, la tele y la radio, pero se vio muy mal. Se hablaba, ¿te acuerdas?, del IFE, de los medios.

Y acabamos en este arreglo, pero este arreglo lo que refleja es que en el tema de telecomunicaciones hay dilemas políticos que hay que enfrentar. Dilemas políticos que se han resuelto muy mal, que huelen muy mal, se ha sentido muy mal su resolución en fechas anteriores.

No olvidemos el combate que se dio con la famosa Ley Televisa, recordarás en los años 2006; luego las reformas que se hicieron en materia electoral que le quitaron parte del paquete publicitario a los medios de comunicación.

Llegó a extremos la represalia de los medios, recordarás cuando a Santiago Creel lo borraron y lo difuminaron de las pantallas, y en ese sentido empiezan a surgir una preocupación que para mí siempre ha estado en el corazón de esta discusión y es el momento en que los medios de comunicación utilizan, no creo que sea el caso nuestro, pero déjame decirlo así, utilizamos la pantalla o la radiofrecuencia para litigar directamente nuestros asuntos.

Uno prende una estación de radio y escucha hora y media del conductor y sus analistas defendiendo los intereses de esa radiodifusora; o uno prende la televisión y escucha al ancla principal, al conductor principal fustigando a los legisladores que están en contra de lo que ellos o de los intereses de una televisora, nos encontramos con este escenario del litigio que hacen los propios medios de sus asuntos dentro de los medios que tienen.

Y en esta discusión vale la pena observar otras legislaciones. Ahora que citabas Francia, tiene esta legislación, Inglaterra la tiene, los medios están impedidos por ley para litigar sus propios asuntos económicos en sus espacios y eso ayuda a que la información que se produzca genere mayor objetividad, mayor imparcialidad. ¿Qué ocurre -ya te hablaba de Santiago Creel y otros episodios- pero cómo reacciona frente a esto que hemos observado cómo el embate de una televisora a los legisladores de un partido, al presidente de un partido como lo estamos observando?

Es decir, esto que hacía recientemente Lopez-Dóriga y seguramente la empresa que le respalda de fustigar la imagen y las decisiones de los legisladores del PRD y de la presidencia del PRD, y además de presentar la información sesgada, porque se les acusa de estar en contra de beneficios al pueblo como podría ser la telefonía gratuita para largas distancias y debería de estar ocultando lo que ahí está pasando, y es que el PRD está en contra justamente de la legislación en materia de preponderancia.

Lo que observamos es un litigio de esa televisora de un asunto tan delicado utilizando su pantalla y eso atenta contra la democracia, eso lo que hace es obligar al poder público, al Estado, a ponerse de rodillas frente al Estado.

Y esto era lo que queríamos justamente resolver, conjurar con esta legislación, es decir, no solamente, insisto, el tema económico, sino resolver un equilibrio de poderes políticos de tal manera que los medios no se colocaron por encima del Estado nunca, porque a nadie le conviene, ni a los medios mismos. Lo que estamos viendo es que faltaron medidas en esta legislación que pudieran resolver el dilema fundamental.

Que pasa por el de preponderancia, pasa por lo de las radios comunitarias, pasa por medio de tantas otras cosas, “must carry” y “must offer”, pero el tema de fondo es que el poder público no se hinque frente al poder privado, porque entonces el bien público desaparece y eso es lo que estamos observando.

Qué bien nos hubiera hecho, Leonardo, insisto, con meter esa cláusula: No es posible que los medios concesionados utilicen su pantalla o sus estaciones para litigar sus propios asuntos.

LC: Pues ciertamente es un problemón ése.

Ricardo, hay varios frentes de la reforma, por supuesto, ya los iremos desgranando conforme vaya avanzando el asunto, hay por supuesto todo el asunto… Ayer leía el artículo de Cecilia Soto, me pareció muy interesante, se habla de cómo se encoge al Instituto Federal de Telecomunicaciones.

Hoy leí un par de artículos. Uno de Ugalde que hablaba de la… ¿Cómo se llamaba el de Ugalde? “El bastardo” o algo así se llama, bastante interesante en términos de lo que es su razonamiento.

Hay frentes, y lo escuchábamos también en los posicionamientos de los partidos, en donde la reforma tiene avances importantes, o sea, como que no hemos conseguido, probablemente sea imposible cuando estás hablando del mismo…

“Hijo bastardo” se llama el artículo de Ugalde el día de hoy, donde también hace un recorrido que lo que tiene esta reforma y de lo que no tiene.

Pero hay un montón de asuntos en los cuales puede detectarse un avance importante y hay otros en los cuales se ha detenido la discusión, pero se ha detenido también, dicen otros lectores, otros analistas de la vida política, por razones de tipo político u otros intereses empresariales que no siempre son tan obvios como los que tú describías.

En todo caso, sí es creo que hará falta, en los próximos días lo iremos documentando, más allá por supuesto de la impresión general y de la correlación de fuerzas que se dio en el Congreso, qué avances claros hay para mejorar el servicio en materia de telecomunicaciones, acceso a Internet, pues está todo este tema de la televisión restringida, que sí…

Por cierto, hoy me escribe Sara Ortiz de Monte Grande, me dice: “Oiga -¿qué dice?- mi opinión de que la opinión pública es benigna es mediocre, -dice- a ver qué opinan de que hoy ni Televisa ni TV Azteca van a pasar el partido y hay que verlo por Internet”.

Bueno, entiendo que es por televisión restringida, ¿no? Como lo van a transmitir el día de hoy, pero es parte también de un poder que tienen ciertamente unas empresas, es decir, en todo caso hay que ir desgranando.

En suma, ya para no extenderme más, ¿qué beneficios concretos tiene esta reforma y cuáles sí tuvieron un amplio nivel de convergencia? Y la segunda es ¿por qué se reventaron finalmente los consensos en algo que parecía que iba muy bien encaminado?

Y al final del todo me quedo con un análisis que ayer le leía, Alberto venía diciendo: “A ver, -lo platicamos en la tertulia nosotros la semana pasada- dice: ‘Servicios’ la Constitución y dice: ‘Sectores’ la Constitución”.

Finalmente, la Suprema Corte tendrá que decidir qué lectura… Es decir, reconducir constitucionalmente este asunto ante una Constitución que puede decir las dos cosas y en este caso los legisladores votaron una cosa cuando votaron el transitorio y después se percataron que no necesariamente era lo más conveniente.

En fin, en todo caso orientarnos ahí, será fundamental la decisión de la Suprema Corte, Ricardo.

RR: Sí, yo coincido contigo. A ver, yo creo que la reforma, si esto fuese un iceberg, tiene en su cuerpo más ancho muy buenas cosas, lo que hay dentro de esa masa legislativa es loable y yo creo que merece el aplauso, el que nos eliminen la larga distancia en nuestro país es una muy buena cosa.

LC: Cuando tecnológicamente ya no se justifica.

RR: Cuando tienes un nivel de tecnologías, de desarrollo tecnológico que te permite abaratar los costos de interconexión, los costos del uso de telefonía, ya lo comentaba hace un momento Buendía, es decir, genera muy buena expectativa. Yo no voy en ningún momento a quitarle una virtud, una sola hoja de virtud a eso que se produzco en la legislación.

Ahora, esta legislación nació sobre todo, y hay que insistir, cuando empezó a haber un problema muy serio de poder entre los medios y el Estado.

LC: Sí.

RR: De ahí que sea preocupante que la forma como se está resolviendo ese otro dilema, distinto a la larga distancia gratuita, se esté resolviendo tan mal. Y como dices bien, que se esté preparando todo mundo para que esto se resuelva en la Suprema Corte.

A ver, Leonardo, hoy se vota en el pleno, hoy podrían los legisladores evitar la llegada a la Suprema Corte, es decir, a la politización de la justicia a propósito de este tema, pero no, están decididos a llevar su carro, como lo llevaron en 2006, hasta el borde del barranco para ver si la red de la Suprema Corte cacha esto y en seis meses que resuelva el caso. ¡Pero qué necesidad!, como dice la canción. Yo creo que la molestia es esa.

LC: Pues sí. Pues mi querido Ricardo, nos vemos aquí el jueves.

RR: Hasta el jueves, Leonardo. Muchas gracias.

LC: Cuídate mucho.

Para escuchar audio completo: Clic aquí