¿Hay otra prioridad en México? En el origen de todos nuestros males está la desigualdad y lo demás son consecuencias, incluida la abrumadora crisis de violencia que el país ha sufrido durante la última década.

¿Por qué México no habría de ser violento si la mitad de la población es pobre, si 12 millones de personas no tienen para comer, si la cigueña es la única que brinda oportunidades, si las castas -políticas y económicas – monopolizan el gobierno de los asuntos que son de todos, si los habitantes del penthouse se quedan con 60 de cada 100 pesos de la riqueza producida y el ascensor social lleva rato descompuesto?

Para leer columna completa: Clic aquí 

Previous post Contra el espionaje, el periodismo
Next post Golpe de timón educativo