La visita de Barack Obama a nuestro país puede deparar más de una sorpresa. Y es que probablemente no traigan el mismo tema, o por lo menos no la misma prioridad de temas, el Presidente de los Estados Unidos y el Presidente de México. A ver cómo logran a partir del desencuentro una buena comunicación.

Previous post La sociología del extremismo
Next post Del 14 al 7