Curas que odian

El odio de la curia católica mexicana contra los homosexuales es cada día más repulsivo. Desafían los altos jerarcas de esta Iglesia la misericordia y compasión predicadas desde el Vaticano, a la vez que envilecen con su participación la vida política del país.

No encuentro ningún otro tema que haya cohesionado a los prelados como este odio. Menor relevancia para ellos tienen la pobreza, la violencia, el privilegio o la injusticia cuando estos otros asuntos no han sido capaces de convocar mil homilías, ni al coro de declaraciones de obispos y arzobispos.

Para leer columna completa: Clic aquí