Cuba, los últimos revolucionarios