Cunado el imbécil del carro de enfrente avanza a toda velocidad en contra tuya, sólo queda hacerte a un lado y confirmar que traes abrochado el cinturón.

Ese conductor es Donald Trump y los que debemos prepararnos para la colisión somos los mexicanos. El TLCAN está a punto de dejar de ser un tratado para América del Norte, porque el presidente de los Estados Unidos ha propuesto sustituirlo por acuerdos bilaterales y proteccionistas.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post Se solidarizan diputados con Leonardo Curzio, Ricardo Raphael y María Amparo Casar, por su salida de noticiero de radio
Next post Entrevista a Rosa Beltrán