De todas las violencias que se viven en México, la pobreza y la desigualdad son las peores. No se explica que en la economía número trece del mundo vivan siete millones de personas cuyo ingreso para cubrir todas sus necesidades, incluido alimentarse, no rebasa los 19 pesos (1.2 dólares) por día.

“Es indignante, es inaceptable que millones de mexicanos aún padezcan hambre,” declaró Enrique Peña Nieto en su discurso de toma de posesión el 1º de diciembre de 2012.

Para enfrentar esta circunstancia ahí mismo instruyó a Rosario Robles, la secretaria de Desarrollo Social, para que pusiera en marcha la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post La era del Mirreynato entre las novedades de la semana
Next post Mirreynato, complejo familiar situado