A la Iglesia católica ya le regresó el gusto por marchar. Si la CNTE lo hace en contra de la reforma educativa, ¿por qué no hacerlo en contra de la reforma educativa, ¿por qué no hacerlo en contra de gays, lesbianas y todas esas personas corrompidas por “la ideología de género”?

Ayer las cabezas de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) – máximo órgano de la Iglesia católica en nuestro país – convocaron a todos sus ministros de culto, parroquias y feligreses a tomar las calles para protestar en contra del matrimonio igualitario.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post Alfredo Castillo y la Miss Jacky
Next post Postura de jerarcas, ¿cristiana?