El helicóptero Agusta Grand 109 en el que viajaban Érika Alonso y Rafael Moreno Valle cayó en picada. Los peritos denuncian el hecho como inusual: no es común que el rotor principal de una nave como esa termine haciendo círculos sobre la tierra.

Para leer columna completa click aquí

Previous post Martha Chapa
Next post PRI 90 años. En busca de su renovación