Cinco soldados muertos y diez militares heridos. Los sobrevivientes sufrieron quemaduras graves y varios de ellos resultaron con amputaciones. Fueron víctimas de una emboscada.

Según testimonio de sus compañeros, no habían comido ni descansado durante las doce horas previas al enfrentamiento con un convoy de ocho camionetas blindadas y sesenta hombres armados hasta los dientes. El ataque duró cerca de 40 minutos y varias granadas fueron lanzadas en contra de los carros militares.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post Matrimonio igualitario
Next post ¿Qué modelo educativo para México?