“¡Somos del Cartel Jalisco Nueva Generación!,” gritaban los ocupantes de la casa, mientras las balas tronaban abundantes contra sus muros. “¡Bajen todo el armamento porque vamos a romperles la madre!,” se escuchó ordenar al mandamás.

La balacera ocurrida el pasado martes en la colonia Héroes de Padierna, de la alcaldía de Tlalpan, se explica por una historia mafiosa que venía andando de tiempo atrás.

Para leer columna completa: Click aquí

Previous post Niñez en migración
Next post País inseguro… y más aún para los migrantes