Ricardo Raphael, colaborador: Tenemos el cierre de las actividades de la CNTE en la Ciudad de México, por lo pronto en este 2013, para el 2014 podrá tener mayores sorpresas, pero ya la sección 22 ha tomado la decisión de regresarse a Oaxaca. Lo decide después de un par de consultas, cuatro mil 600 decidieron quedarse, cuatro mil 300 querían regresar y el líder de la sección vuelve a solicitar esa consulta y ahora de manera abrumadora, más de seis mil 300 profesores dicen “vámonos de vuelta” y solamente tres mil 500 preferirían quedarse.

Creo que una de las principales variables de por qué se dio este regreso es el reclamo que en sus comunidades le hicieron a los maestros, el que los padres de familia estuvieran señalando a los maestros de estar faltando, llega un momento en que le pesa mucho al maestro y tiene que rendirle cuenta a su comunidad.

Otra variable es que empezaron a llegar esquiroles, es decir, profesores de la sección 59 -que creó Elba Esther Gordillo cuando la APPO-, empezaron a apoderarse de sus plazas, y bueno, esa amenaza de perder la plaza siempre da suficiente miedo.

Otra razón de su regreso es que muchos profesores vinieron porque si no venían les cortaban el sueldo, luego el gobernador Gabino Cué les dijo que si no regresaban también les cortaban el sueldo. Lástima que el profesor acabe siendo botín jaloneado de unos y otros.

También tenemos la negociación de los dirigentes de la sección 22 con el poder público. ¿Qué negociación obtuvieron? No sabemos cuánto pero ya se fijó el presupuesto del programa para entidades con rezago educativo, probablemente de ese monto es de donde se va a tomar dinero para meter a mil 500 profesores a través del régimen de honorarios. En Oaxaca hay nueve mil profesores y el gobierno federal le dio a la sección 22 de la Coordinadora mil 500 plazas en honorarios, ¿a cambio de qué? A cambio de que se regresen, a cambio de después darles una plaza.

Si ya leyeron bien la ley, el servicio profesional tiene una gestión muy flexible por parte de los gobernadores, realmente quedó en manos de los gobernadores. Si un gobernador quiere subir el rigor y mejorar la calidad de los profesores va a usar esta ley para lograr este objetivo; pero un gobernador como Borge de Quintana Roo o Gabino Cué, para ahorrarse problemas políticos, decide mañana entregarle plaza a los mil 500 profesores que entraron por honorarios, lo va a lograr.

En ese sentido, es un final muy triste. Ellos vinieron diciendo “que se derogue el artículo 3° y las reformas”, pero en realidad nunca trajeron esa bandera, ellos venían por estas pocas prebendas que fortalecen a su liderazgo….

Audio completo: Clic aquí

Previous post ¿Quién pertenece a la clase media?
Next post El México indignado