Candidatos sin currículum vitae

¿Cómo es posible que un hombre como José Luis Abarca haya sido presidente municipal de Iguala? ¿Por qué el PRD lo postuló como candidato? ¿Acaso no se sabía que su mujer, Ángeles Pineda, fue hermana de un influyente narcotraficante? ¿Cómo sucede que una persona con antecedentes oscuros puede legitimar su poder a través de las elecciones?

A partir del próximo 15 de febrero asistirán al Instituto Nacional Electoral miles de personas a registrarse como candidatas para el proceso que se celebrará el próximo mes de junio.

Pero las reglas actuales no servirán para prevenir que decenas de Abarcas obtengan una candidatura y luego ganen un puesto de elección popular. No hay dique que proteja a los ciudadanos frente a un truhan antes de que se vuelva diputado, presidente municipal o gobernador.

La Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (Legipe) no sirve para este propósito y los estatutos de los partidos tampoco. En México resulta fácil que un criminal se haga gobernante sin que las direcciones partidistas se preocupen por el asunto.

Para leer columna completa: Clic aquí