Gildardo López Astudillo está libre por la ineptitud de la Fiscalía General de la República. El juez Samuel Ventura Ramos absolvió a este sujeto, uno de los presuntos responsables de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, porque la Fiscalía olvidó presentar una prueba acusatoria principal, que no estaba en modo alguno contaminada por la tortura, la fabricación, el dolo o la impericia del ministerio público de la administración anterior.

¡De no creerse! Una serie de escuchas entregadas por la DEA al gobierno mexicano era evidencia clave para que el juez mantuviera a López Astudillo, alias El cabo Gil, tras las rejas, pero a la Fiscalía se le pasó el término dejándola fuera del expediente juzgado.

Para leer columna completa: Click aquí

Previous post AMLO y la oscilación del discurso
Next post Poder Judicial debe cambiar desde estados, origen de grandes injusticias