No es lo mismo ciudadano independiente que candidato independiente.

Reportan las encuestas que 6 de cada 10 mexicanos no respetan a los partidos tradicionales: de ahí que ahora muchos políticos mañosos, y uno que otro ciudadano, tenga en la cabeza jugársela como candidatos solitarios.

Suponen que el rechazo a la partidocracia les beneficiará en automático.

Se equivocan: asumirse independiente no implica votar por un candidato sin partido. Sólo significa estar libre de ataduras a la la hora de decidir entre las distintas opciones.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post Hacia la Constitución de la Ciudad de México: candidatos independientes
Next post Más del “Mirreynato” con “Los Porkys de Costa de Oro”