La violencia en nuestro país se ha explorado desde muchos ángulos y quizá no todos ofrecen los mismos resultados y luego la misma eficacia a la hora de plantear soluciones, uno de los ángulos menos explorados es el del entorno inmediato de quienes viven cercanos a la delincuencia, sea como víctimas o como victimarios, el entorno familiar, la relación social, por ejemplo la relación con las madres, la madre del delincuente o la madre de la víctima y qué papel esa mujer en concreto podría jugar para inhibir la violencia social que ha arrasado con más de una ciudad en nuestro país, Sara Sefchovich acaba de publicar el texto: ¡Atrévete! Una propuesta hereje contra la violencia en México, texto que es recomendable porque le va a obligar a usted a salir de los lugares comunes a propósito de la violencia que lastima tanto a nuestra sociedad.

Previous post Cohecho: el otro costado de la corrupción
Next post Aprendizaje a lo largo de la vida