Por: Érika Hernández, Claudia Guerrero y Claudia Salazar

Al margen de los diálogos entre la CNTE y los legisladores, los integrantes del Pacto por México cocinan una ley de evaluación docente de consenso en la que se establece que, de no aprobar la evaluación los maestros, serán “readscritos a otras áreas” y sacados de los salones de clase.

Tres fuentes consultadas por REFORMA explicaron que los dirigentes nacionales del PRI, PAN y PRD -César Camacho, Gustavo Madero y Jesús Zambrano-, los equipos de cada partido que conforman el órgano rector del Pacto, integrantes de las comisiones de educación de ambas Cámaras y el jefe de la Oficina de la Presidencia, Aurelio Nuño, son los encargados de la redacción final del proyecto legislativo.

Este documento sustituiría en los hechos el dictamen que ya había sido aprobado en la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados, tras la salida de los legisladores del PRD, PT y Movimiento Ciudadano, en protesta porque su contenido no había sido consensuado y porque recogía literalmente la propuesta enviada por el Ejecutivo federal.

El nuevo proyecto de dictamen tiene un avance de 85 por ciento.

Las fuentes consultadas, que integran el Pacto y participan directamente en la redacción alterna, confirmaron que “no hay marcha atrás” en el tema de las consecuencias que tendrá la evaluación para que, un maestro que no la apruebe, deje de dar clases.

Para garantizar los derechos laborales de los maestros, se prevé que, si no salen evaluados positivamente en las tres oportunidades, los que ya tienen plaza serán simplemente readscritos a otra tarea, pero no serán despedidos.

Los nuevos sí tendrían que ingresar al sistema profesional docente a través de concursos de oposición, así como entrar a un proceso de formación, capacitación, actualización y evaluación.

“No hay ninguna salida a ese tema, porque es una instrucción constitucional. No hay cambios.

“Los maestros que no aprueben o que no participen en el proceso de capacitación y formación, los que ya están serán readscritos, y si son de nuevo ingreso, no podrán seguir en el servicio”, comentó una de las fuentes consultadas.

Otro punto polémico es que los maestros no sólo serían de las Escuelas Normales, como pretende la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, sino que los partidos están de acuerdo con el proyecto gubernamental de que haya otras opciones para su reclutamiento.

Con la reforma, el pago de los comisionados a tareas sindicales ya no lo harían los gobiernos, federal ni estatales, sino el propio sindicato con las cuotas que cobra.

Las fuentes consultadas justificaron que no se tome en cuenta a la Coordinadora, pues su postura es oponerse a cualquier cambio.

De acuerdo con legisladores consultados sobre este trabajo del Pacto, el documento que ahí se acuerde será el que se avale en ambas Cámaras en la primera semana de septiembre, previsiblemente el jueves en la Cámara de Diputados.

En los últimos días, representantes de los tres partidos han asegurado que la reforma va.

El perredista Jesús Zambrano, presidente en turno del Pacto, ha insistido en que la reforma se aprobará por consenso y que se demostrará que no buscan con ella despedir a maestros, sino buscar mecanismos para elevar su calidad profesional y de la educación en general.

Confían líderes en aprobación

Los líderes nacionales del PAN, PRI y PRD, Gustavo Madero, César Camacho y Jesús Zambrano, respectivamente, confiaron ayer en que la próxima semana sea aprobada la Ley del Servicio Profesional Docente, una vez que inicie el periodo ordinario de sesiones en el Congreso.

“Creemos que debe aprobarse a la brevedad, una vez que inicie el próximo periodo ordinario de sesiones”, dijo Madero en entrevista para Primero Noticias.

-¿El PAN está porque lunes o martes se apruebe la Ley Reglamentaria, la Ley del Servicio Profesional Docente?-, se le preguntó.

“Sí, tiene que aprobarse en la Cámara de Diputados, después irá a la Cámara de Senadores”, contestó.

Esta Ley, expuso el panista, es un paso importante en los compromisos del Pacto por México.

“Debe salir esta iniciativa, es parte medular de las tres reformas reglamentarias de la reforma constitucional que hicimos. Sin esta ley, sería disfuncional, no funcionaría la reforma de elevar la calidad de la educación”, aseguró.

En tanto, el líder nacional del PRI dijo que la Ley del Servicio Docente tiene los argumentos suficientes para ser avalada.

“Va la próxima semana con argumentos suficientes para que el pueblo de México, para que todos nos enteremos cuáles son las razones por las cuales queremos desdoblar la reforma educativa”, manifestó.

En tanto, Jesús Zambrano afirmó que existen las condiciones para que, iniciando el próximo periodo ordinario de sesiones, se apruebe dicha ley.

“Vamos a estar en condiciones muy pronto para que podamos, ya en el pleno de la Cámara de Diputados, y luego en el Senado, abordarla. Creo que va a ser una ley que, manteniendo la esencia de lo que está contenido en la reforma constitucional, va a servirle al país”, comentó.

Aseguró que se han recogido las propuestas de la CNTE, pero dijo que los maestros “no están de acuerdo con nada”.

Fuente: Reforma

Previous post ¿Saldo educativo? mucho ruido
Next post La velocidad provoca violencia