Apagón en aduanas

El Estado contemporáneo comienza donde comienzan sus aduanas; no existe más allá de ellas y tampoco sin ellas. Son la frontera precisa para delimitar a la nación y la fuente más antigua para financiar a su gobierno.

Por eso es un escándalo que por una extraña decisión burocrática las aduanas mexicanas se encuentren desde hace meses a media luz.

Los sistemas de control instalados desde el año 2007 para registrar los movimientos en esas instalaciones fueron desconectados a lo largo de este año. También se desmanteló el servicio de revisión que antes, a través de tecnología de punta, se hacía para detectar flujo y cargamento irregular dentro del transporte que atraviesa las fronteras, los puertos y los aeropuertos.

Para leer columna completa: Clic aquí